Noticias - Remodelación del inconcluso inmueble

SEPTIEMBRE DE 2007. - NÚMERO 61
REMODELACIÓN DEL INCONCLUSO INMUEBLE
La reforma de la Basílica costará más de cuatro millones de euros
----------------------------------------------
La primera fase, contratada por un millón de euros, se iniciará próximamente
----------------------------------------------
JAVIER HERRERO
SALAMANCA
Más de un millón de euros es el presupuesto inicial que desembolsará la Diócesis de Salamanca para iniciar las obras en la Basílica de Santa Teresa de Alba de Tormes. En principio, con este presupuesto, que se ha rubricado por las distintas partes, se podrán realizar las obras para cubrir todo el ábside y el presbiterio de la basílica hasta llegar al crucero.
Pero esto no sería más que el inicio de unas obras que se alargarían en el tiempo y, evidentemente, en el presupuesto. Según los cálculos y a tenor de las ofertas recibidas para continuar con las obras, la Diócesis habría de reunir otros tres millones de euros más para finiquitar un proyecto valorado en 4,3 millones de euros (alrededor de los 715 millones de pesetas).
Primera fase: 10 meses
Las actuaciones se iniciarían próximamente a un nivel de arranque superior al de los 11 metros y, a buen seguro, antes de mediados del próximo mes de octubre, ya se verían los primero movimientos en el recinto.
De hecho, la idea es que, de cara a las próximas fiestas patronales de la localidad, tanto lugareños como el resto de personas que se acerquen por la localidad ya puedan ver que las obras empiezan a tomar cuerpo.
A partir del comienzo, el plazo previsto para la finalización de esta primera fase sería de 10 meses. Una decena de meses durante los que sería necesaria la obtención de dinero suficiente para que las obras pudiesen continuar con normalidad y, evitar, de esta forma, que el presupuesto inicial se incremente.
De recaudarse la totalidad presupuestaria necesaria, sin que las obras tuvieran que interrumpirse, el plazo previsto para la remodelación total abarcaría en torno a los 30 meses.
Así, se obtendría, según palabras de Florentino Gutiérrez Sánchez, vicario general de la Diócesis de Salamanca, "un doble beneficio: por una parte, espiritual y religioso; y, por otra parte, un beneficio social: puestos de trabajo que dan estos lugares y gente que sirve a los peregrinos del mundo que allí se acercan".
Objetivos
El propio vicario reconoce que "nosotros queremos acoger un proyecto que lleva más de 100 años en pie y que tiene futuro".
Florentino Gutiérrez comentaba que "Alba de Tormes tuvo la capacidad de ceder un barrio entero de casas, que fueron destruidas en su día, para tener asiento junto al lugar del convento de las Madres Carmelitas; allí se construyó una obra que hoy tiene ya más de 11 metros de altura, que es lo que tenemos hasta ahora".
En definitiva, según añadió, se trata de respetar lo que hay y concluirlo de una manera "digna, justa y bella".