La Basílica luce ya el arco apuntado de la que será puerta de entrada principal

Con el arreglo de esta parte se da por finalizada la primera fase de las obras - También ha comenzado el arreglo de las vidrieras.


EÑE - La Gaceta de Salamanca, 19 de diciembre de 2009

La que será la puerta de entrada principal de la Basílica de Santa Teresa ya luce el espectacular arco apuntado que dará acceso a la zona cerrada del ábside del templo de Alba de Tormes.


Esta parte de la obra, es una de las últimas en ejecutarse puesto que conlleva la presencia de los canteros de Villamayor a pie de obra. Ellos son los encargados de tallar de una en una las piezas que van componiendo las columnas que sustentan el arco. Por el momento la puerta ya luce las pilastras y el fuste de las columnas, así como el dintel y el arco que conformarán la entrada al templo que se levantará más de cinco metros sobre el actual nivel del suelo.

De estilo neogótico, la obra de ejecución del templo se iniciaba en el año 1898 sobre un proyecto del arquitecto Enrique María Repullés y Vargas. Tras varias fases de ejecución, a lo largo de 120 años, en noviembre de 2.007 se firmó el acta de replanteo de la obra que se ha desarrollado hasta el momento. Bajo la batuta del arquitecto responsable del actual proyecto Ricardo Pérez Rodríguez-Navas se ha realizado el cerramiento de la zona del ábside de la Basílica, lo que permitirá utilizar este espacio de manera independiente al resto de la construcción.

A lo largo de la fase de construcción se ha invertido más de un millón de euros, aunque la previsión para poder realizar el total de la obra, con el cerramiento desde el crucero, supera los 4 millones.


  Las vidrieras y Santa Teresa                                                                                                    
La idea que ofrecía el antiguo proyecto de Repullés, del siglo XIX era "entrar en el Castillo interior", en este nuevo proyecto de Pérez Rodríguez-Navas, se trata de hacer un homenaje a la espiritualidad cristiana. Uno de los elementos con los que se contará para lograr este objetivo serán las vidrieras. En ellas se reflejará a Santa Teresa de Jesús y todas sus fundaciones y un conjunto de mujeres espirituales, y santas, que pueden resumir lo mejor de la espiritualidad cristiana, como son: Catalina de Siena, Brígida, Isabel de Portugal, Gertrudis, Teresa Benedicta de la Cruz, Teresita del Niño Jesús, Rosa de Lima, Maravilla de la Cruz, Juliana de Cornillón, Clara, Eduvigis y Escolática. Actualmente se están restaurando las que ya estaban colocadas y que estaban deterioradas por el paso del tiempo.