Noticias: La presente fase de la obra de la Basílica alcanza el 80% de ejecución en su primer año


La Gaceta de Salamanca, 16 de enero de 2009

❚ La colocación del artesonado de madera del presbiterio y la capilla posterior está a punto de concluir ❚ Se han colocado los cuatro arcos del crucero en los que se apoya esta estructura.

Las obras de esta nueva fase de la Basílica de Santa Teresa se encuentran ejecutadas a más del 80% según señaló el vicario general de la Diócesis Florentino Gutiérrez, apenas un año después de iniciar las obras, que comenzaron a mediados de enero de 2008 con la instalación de los trescientos metros cuadrados de andamio que ocupan el presbiterio y el ábside del templo.
“Estamos muy satisfechos de haber podido alcanzar este grado de ejecución —aseguró el vicario—, ahora resta por ejemplo cubrir el tejado con la chapa de cobre, parte de las puertas de entrada y el suelo. Con el dinero que tenemos estamos abordando no solo la obra que teníamos prevista, sino que también hemos realizado los cuatro arcos del crucero, que son fundamentales para la buena sujeción de la estructura”. Estos arcos se han ejecutado en esta fase de la obra “por consejo del arquitecto para que el peso de la estructura del tejado tenga más apoyo y seguridad”,
señaló Florentino Gutiérrez, “además tener hechos estos arcos nos permitirá, cuando concluya las obras actuales, poder emprender otras fases más pequeñas, con costes menores, y repartidas por distintas zonas del templo”. La parte más espectacular de la obra, en estos momentos, son los arcos de madera en láminas que conforman la bóveda de cañón del templo. Esta bóveda se apoya en un arco apoyado en dos inmensas columnas forradas de piedra de Villamayor. Los cuatro arcos que conforman el crucero de la basílica han sido la principal novedad con respecto al proyecto inicial de obra que se había previsto desarrollar. Estos arcos todavía deberán recrecerse un metro más con ladrillo y un forjado de hormigón para después apoyar en ellos la gran majestuosa cúpula que dará su perfil inconfundible a la basílica.
Antes de final de mes está previsto que se comience con la colocación de la cubierta de cobre del tejado.

Crece un 30% la inversión.
El presupuesto inicialmente previsto para ejecutar esta fase de la obra era de 1.029.000 euros, pero ha conseguido ampliarse un 30% esta inversión gracias a las donaciones logradas desde que comenzó la obra, alcanzando en estos momentos 1,3 millones de euros, “hemos reunido 270.000 euros que se han sumado a la ejecución de la fase actual”, confirmó Florentino Gutiérrez”. Entre las aportaciones que se han sumado destacan por ejemplo 200.000 euros que ha donado la Junta y otros 20.000 del Cabildo de la Catedral de Salamanca “que se ha comprometido con nosotros para realizar una donación anual de 20.000 euros por las fiestas de Santa Teresa hasta que concluyan las obras”, aseguró el vicario de la Diócesis. Estas donaciones han sido muy importantes, pero también “cada euro que nos aportan los devotos. Sabemos que son tiempos económicos delicados y por ello nuestra campaña de petición de donaciones está en un paréntesis, esperando a que mejore la situación, por ahora vamos invirtiendo lo que tenemos. No obstante las cuentas siguen abiertas para recibir donaciones”.

La ejecución.

La obra todavía se prolongará durante varios meses, puesto que el gremio de los canteros que debe forrar las paredes de la estructura de piedra de Villamayor, todavía no ha podido comenzar a trabajar. Asimismo restan por colocar por parte de los operarios de la empresa CYM Yáñez, que se encarga de las obras, los grandes ventanales que darán luz a la zona de la capilla posterior que rondará los veinte metros de altura, casi diez menos que los previstos para la cúpula central del crucero. Al concluir esta fase se abrirá el templo a las visitas.

(Agradecemos a Gerardo Nieto haber enviado el documento original. Podéis descargar la noticia de La Gaceta en pdf aquí).