Noticias: llegan las vigas y arcos para la bóveda y cubiertas de la Basílica


Llegan a la villa las maderas de la bóveda de la Basílica Teresiana

La Basílica Teresiana avanza, los progresos constructivos que está llevando a cabo la empresa de construcción y restauración CYM ya comienzan a divisarse desde diferentes puntos de la villa ducal

Roberto Jiménez - Tribuna de Salamanca

Esta empresa es una de las más consolidadas en el sector de la restauración del patrimonio y ha realizado trabajos importantes en algunos puntos de la provincia de Salamanca, como la Catedral de Ciudad Rodrigo, el convento de San Esteban en la propia capital salmantina, la iglesia de Castellanos de Moriscos y el Patio de las Escuelas Menores, así como en otros monasterios y edificios de gran valor patrimonial de la Península Ibérica.Durante las últimas semanas se ha procedido a la construcción del primero de los arcos que conformarán la base del crucero. El arco, de medio punto, ha sido realizado en ladrillo y hormigón, y constituye el primero de los cuatro que conforman el crucero de la Basílica Teresiana. El segundo se encuentra prácticamente listo y solo resta su colocación. También han finalizado los trabajos iniciales de la cabecera y se han dejado preparados los muros levantados en los últimos meses para la colocación de la cubierta y bóveda de madera, cuyas piezas de madera llegaron ayer desde Holanda. La obra levanta expectación en cada movimiento y es frecuente ver a turistas y albenses observando la parte del ábside desde la Plaza Mayor o la zona de la Puerta del Rio.De este modo, los operarios procedían a primeras horas de la mañana a su descarga. Durante la tarde se desembalaron los arcos, cuyas dimensiones a primera vista impresionan y se realizaban las primeras pruebas de pintura sobre la madera para instalarla durante las próximas semanas. Según fuentes consultadas por TRIBUNA, cuando finalice la construcción, la cúpula del ábside alcanzará los veinte metros de altura mientras que la cúpula central superará los veintinueve.

En el dossier para la construcción de la basílica, los arquitectos Ricardo Pérez Rodríguez-Navas y Ricardo Javier Pérez Santa Cecilia detallan algunos de los aspectos característicos del templo.Así, se recrecerán las fábricas existentes hasta llegar a un nivel, a partir del cual se construirán las cubiertas, dejando el espacio necesario para las vidrieras. En el crucero se levantará un cuerpo más alto que resuelva el encuentro entre la nave central y las naves transversales. También se realizará la fachada principal, que constituirá el cerramiento de las naves longitudinales, justo detrás del atrio de entrada.En cuanto a la nave central, las transversales y sus ábsides y la capilla del fondo, se iluminarán con unas vidrieras que llevarán motivos teresianos. La cubierta de la nave central será una bóveda formada por arcos de madera laminada sobre la que irán unas formas metálicas que sujetarán la cubrición de teja sobre tablero. Los cuerpos que en el proyecto original formaban las torres de la Basílica llevarán una cubierta plana. Igualmente, el atrio de entrada y sus torres laterales tendrán una cubierta plana que cubrirá la portada de acceso con forma abocinada. El resto de los cuerpos se cubrirá con teja sobre formas metálicas.


Vidrieras

En declaraciones al diario El Norte de Castilla, Sánchez Vaquero explica que cuando finalicen las obras, la Basílica de Santa Teresa será ‘‘un ejemplo único en el mundo de reconocimiento a la excelencia de esas mujeres que, como Santa Teresa, han tenido un papel decisivo en la Iglesia’’. Para ello, el propio Vaquero ha recorrido algunos de los templos más importantes del mundo dedicados a las santas hasta llevar a cabo una selección que ‘‘ofrece una idea moderna y única de reconocer y exaltar la influencia de la mujer’’.Esta exaltación se llevará a cabo a través de la vistosa decoración de las vidrieras. El proyecto diferencia dos zonas y hasta el crucero, se dedicará una a cada fundación conventual de Santa Teresa de Jesús.Mientras, las quince vidrieras de la zona de la girola y altar serán las destinadas a otras mujeres que han escrito con mayúsculas su nombre en la historia, elegidas con un criterio internacional y casi ecuménico.