Noticias - La misión de Santa Teresa

VILLA DUCAL. TESTIMONIO. La misión de Santa Teresa
La Gaceta Regional de Salamanca, 1 de diciembre de 2008

El misionero Padre Jorge, quien llevó la palabra de la religiosa a un barrio de un millón de habitantes de Buenos Aires, pide la ayuda para la basílica.

AÑO 1961. El Padre Juan Manuel Jorge emigra a Argentina y comienza a expandir la figura de Santa Teresa de Jesús en la parroquia María Reina del barrio de Buenos Aires en Argentina. “Nadie había escuchado los logros de la Santa y cuando me fui de allí más de un millón de habitantes la conocían”, explica el sacerdote a sus 80 años.Fue tan sólo el comienzo. Con la ayuda de la palabra, el padre Jorge abrió el camino de la evangelización a través de la creación de un colegio, que en la actualidad garantiza la formación a más de 580 niños y niñas. “Santa Teresa marcó mi vocación y el desarrollo de todo mi trabajo como misionero por Sudámerica”, explica mientras observa las fotos de los niños en “su” colegio de Buenos Aires.Después de 30 años en Argentina, el Padre Jorge volvió a España. Las obras de la basílica de Santa Teresa deben ser para este misionero vocacional, “no sólo fruto del apoyo de las instituciones sino que cada cristiano debe contribuir a introducir cada piedra de la basílica”.Un hogar para la Santa que sirva de imitación al ejemplo que dio durante años. “Dar hasta que duela” fue el eslogan de Santa Teresa. Un ejemplo actual de solidaridad.

Una basílica renacida

Las obras del templo de Santa Teresa se han calculado que cuesten alrededor de unos 4,3 millones de eurosColaboración de los fieles. La basílica de Santa Teresa tiene un presupuesto total de 4,3 millones de euros. La inversión por parte del obispado es una cantidad superior al millón de euros, de los que 541.000 proceden de donativos recogidos a lo largo de los últimos años. Para la conclusión de la basílica se necesitan alrededor de 3 millones de euros, para los que se espera la colaboración de las instituciones y de los fieles.Más de 30 meses. Las previsiones de la conclusión de la basílica de la villa ducal apuntan, si los plazos económicos se cumplen, a 30 meses.